Alien, El octavo pasajero

Título original: Alien

Dirección: Ridley Scott

Guión: Dan O´Bannon

Fotografía: Dereck Vanlint y Denys Ayling

Música: Jerry Goldsmith

Reparto: Sigourney Weaver, John Hurt, Yaphet Kotto, Tom Skerritt, Veronica Cartwright, Harry Dean Stanton, Ian Holm.

Producción: 1979. EE.UU

Género: Ciencia Ficción / Terror

Duración: 114  minutos.

En su largo viaje de regreso a la Tierra, la nave espacial Nostromo interrumpe el hipersueño de sus navegantes para atender una extraña señal alienígena. El hallazgo de un enorme y antiguo pecio en el planeta de origen de la señal, será el principio de una pesadilla que convertirá cada oscuro rincón del transporte interestelar en un sinónimo de muerte.

Allá por 1975, los que en un futuro serían los responsables de este pequeño diamante en bruto en forma de película, se reunieron con el propósito de rodar una adaptación de la ya conocida por todos, novela de ciencia ficción “Dune”, aunque la falta de fondos puso fin a tan bonito sueño (si hubieran podido mirar hacia el futuro bien se habrían alegrado de la falta de dinero). El caso es que la suerte estaba echada: Jean Giraud (Moebius) y Rudi Gigier habían topado con O´Bannon y su primer boceto de “Memory”, que contenía la primera parte de lo que en unos años todos conoceríamos como Alien.

Pero “El octavo pasajero” no tomaría forma  hasta la aparición de Ronald Shusset, otro guionista que ya había hilado un Argumento llamado”Gremlins” (lo que son las cosas XD) en el que se narraba como un grupo de extrañas criaturas subía a bordo de un B-17 de la II Guerra Mundial y atacaba a su tripulación.

El resto, como suele decirse, es historia. La 20th Century Fox comenzó  a mover sus engranajes en 1977 con  un presupuesto de 8 millones de dólares (de los de los años 70) para crear en los estudios Shepperton de Londres los tres sets principales de rodaje: El interior del remolcador espacial Nostromo, la superficie del planeta donde se encuentra la progenie Alien y el interior de la nave alienígena.

Dos curiosidades que cambiarían (a mejor) el rumbo de la película sucedieron en esta pre-producción:

La primera fue el abandono del grueso del guión dedicado a mostrar los hábitos de conducta del Alien, lo que consiguió ese “Efecto Tiburón” tan apropiado. Lo que más miedo da es lo que no se conoce y cuanto menos enseñes a la bestia que nos acosa, tanto mejor.

El segundo fue la repentina idea de sustituir a Walter Hill en la silla de dirección. Steven Spielberg, Tobe Hooper, Brian de Palma o David Linch (Habría pagado por ver su versión de Alien XD) fueron algunos de los nombres barajados, pero sería nuestro (o al menos, mi) querido Ridley Scott el que se  arremangara la camisa y se pusiera manos a la obra.

Así pues, este maestro británico del cine parió una perfecta obra de dirección de proporciones geométricas impolutas, precisos movimientos de cámara y juegos de ritmo y perspectiva asombrosos, que darían mucho, mucho de qué hablar a los futuros estudiantes de cine.

No menos espectacular es la tenebrosa iluminación de Dereck Vanlint y Denys Ayling. El terroso, sucio y oscuro tratamiento de las luces nos lleva a trazar evidentes paralelismos con el cine negro, un fenómeno que veríamos repetido tan solo tres años después en otro gran clásico de la ciencia ficción: Blade Runner (¿he dicho ya que quiero a este director?).

La guinda del pastel la pone una escenografía cuidada hasta el extremo, para la que incluso se preparó un mapa estelar creíble desde el punto de vista de las normas de la astronomía. La obsesión de realismo llegó en cierto momento a poner en peligro al propio realizador y a uno de los cámaras, cuando una de los lanzallamas de la película (todas las armas funcionaban realmente) casi los achicharró cuando se disparó accidentalmente.

Aunque ninguna de las patas del reparto cojea, una joven y casi desconocida (solo casi) Sigourney Weaver y  un ya cincuentón Ian Holm (¿este actor nunca ha sido niño?) sobresalen como una perfecta dualidad entre inocente víctima y aprendiz de verdugo que viola por primera pero no última vez en los films del británico director las leyes de la robótica.

El trabajo de Goldsmith sin embargo se impregna más de un carácter curioso y fantástico al más puro estilo John Williams, que de las merecidas notas de terror que pedía la película. No deja de ser una maravilla, pero quizás algo descolgada del espíritu visual sobre el que trabajaron Gigier y Scott.

Conclusión: Un 9. Un malvado androide, un monstruo implacable, una enorme catedral espacial y las mismas reglas de juego que en un holocausto zombi, si te pillan, te conviertes en uno de ellos. Si tu corazón tiene la más mínima tendencia friki, sabrás que estás ante una obra maestra.

About these ads

~ por Luis en diciembre 3, 2010.

9 comentarios to “Alien, El octavo pasajero”

  1. Alien es ARTE con mayusculas y .

  2. Joder Alex, hay cosas que es mejor ocultar… la de Jeunet¡? XD

  3. Pues a mi la de Jeunet me gustó mucho… ^^

  4. Hablando de crossovers absurdos: Aliens VS Linterna Verde es demencial y gracias a él sabemos que el planeta natal de los Aliens es un edén en forma de bosquecito encantado en el que los Aliens viven en paz y armonía o algo así. Jajojajota.

  5. De los cómics los tengo absolutamente todos menos los crossovers absurdos, pero todo lo basado exclusivamente en la saga Alien (sin predators, terminators ni tarzanes) es genial. Te los iré pasando ;)

  6. Hombre bien mirado a mi me parece que a la obra de HP Lovecraft dificilmente se le va a hacer justicia en el cine (son lo que son, obras para ser leídas). A unas malas por lo menos del Toro es de los directores más indicados para este tipo de proyecyot (aqui me quería ver yo a Tarantino XDD)

    De todas maneras el próximo día tenemos que hablar tu y yo de esos cómics de Alien jaja.

  7. Pues el destino de LAS precuelas es incierto: las productoras se niegan a invertir grandes presupuestos en pelis que no sean PEGI+13 y se están teniendo problemas para financiarlas.
    Los muy sinvergüenzas solo van a lo seguro y se niegan a estrenar algo que no sea un blockbuster.
    Como curiosidad, parece ser que Guillermo del Toro está intentando rodar Las Montañas de la Locura, de HP Lovecraft, pero las productoras exigen que sea para mayores de 13 años. Si alguno está familiarizado con la obra de Lovecraft sabrá que es extremadamente gore y que viene a ser como exigir que hagan una version infantil de Hellraiser o algo así.
    Comentaba esto porque también me he enterado que que quieren que se hagan las precuelas de Alien pero que no sean +18. Yo prefiero que no salgan antes que ver semejante bazofia!

    Por cierto, yo tengo prácticamente todos los cómics del universo Alien y ya se ha contado cómo los alienígenas fosilizados se infectaron y acabaron estrellados.

  8. Oh dios mio, ¿¿quinta parte??? creí q era un mito O__O
    si bien reconozco el mérito de la saga, decreciente según avanza (para mi gusto, la peor es la 3ª con diferencia)…una película más puede matarla definitivamente ¬¬

    De acuerdo con tu crítica. Mención especial para el artista H.R. Giger (óscar al canto), creador de la criaturica…

  9. gran critica, no podría estar mas de acuerdo. Segun he leido recientemente, la quinta parte será realizada por Scott (cosa que ya se sabía) y la trama versará acerca de los acontecimientos relativos a los jinetes espaciales que lanzan la señal de auxilio a la Nostromo. Una precuela al canto XD

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: